Danza-T: Red de Trabajadores de la Danza

Red de Trabajadores de la Danza

Hola soy bailarín. ¿Hablamos? Estudio sobre artistas y públicos… ya está lanzado… participa.

Como sabes Danza-T, Red de Trabajadores de la Danza, a la que pertence nuestra asociación, ha colaborado en la creación del estudio “Soy bailarín, ¿Hablamos?” para ConARTE; en este enlace podrás acceder a las preguntas del cuestionario que hemos creado para realizar el estudio.Agradecemos tu participación, que solo te llevará unos minutos.

Nos gustaría que participases en la encuesta, y que además animases a cualquier persona de tu entorno (personal y profesional) a responder el cuestionario: uno de los objetivos del estudio es comparar las respuestas entre “gente del sector”, y población en general, tambien de ese 93% de personas que no va ver danza..

Esto ayudará al estudio y, por tanto, a nuestra pequeña contribución al futuro del sector, para la que tu participación es muy importante.

¿Por qué este estudio?

En la base de gran parte de los problemas de la profesión, hemos detectado que se está produciendo un importante distanciamiento entre el público y el intérprete; cómo hemos pasado de ser individuos queridos y respetados por la sociedad a ser o ignorados o considerados poco menos que vagos de vida disipada y profesionalidad cuestionable… y esto ha tenido sus efectos directos en el consumo cultural.

Al menos, eso creemos.

Los análisis que se han realizado en España hasta la fecha, por investigadores como el profesor Colomer, realizan un preciso diagnóstico del sector en términos económicos y de marketing, si bien en este paradigma, también reconocen que quizás sabemos poco del público. Este cuestionario pretende modestamente comenzar a ahondar precisamente en este sentido. ¿Qué opina el público? ¿Por qué el no-público nos ignora o nos desprecia, y no nos contempla entre sus opciones de ocio? ¿Cuál es el comportamiento del profesional del sector, como público?

Los resultados de esta investigación están directamente relacionados con el proyecto en el que ya hemos empezado a trabajar, centrado en la Condición del Artista, un concepto desarrollado por la UNESCO en los 80 del pasado siglo, y hoy de nuevo de actualidad, ante el aparente consenso de todos los grupos políticos, que en sus programas electorales incluyen la promesa de legislar sobre un Estatuto del Artista.

Del resultado de ambos proyectos esperamos vislumbrar líneas de actuación, que marquen la actividad de nuestros sindicatos y asociaciones profesionales para conseguir avanzar en la mejora de las condiciones vitales de nuestros intérpretes; y para conseguir éxito en estos fines, necesitamos de un planteamiento que no provoque rechazo social, político e institucional, que este basado en datos estadísticos.

El resultado obtenido de esta muestra nos permitirá tener un diagnóstico territorial y otro  transversal a nivel estatal sobre la percepción que tiene el público de los profesionales del sector, y también una muestra de los obstáculos, y barreras que les mueven a considerar o no las artes escénicas como opción de consumo o participación cultural.