Danza-T: Red de Trabajadores de la Danza

Red de Trabajadores de la Danza

Danza par el Parkinson 11 de abril de 2019, sede de la CND, te esperamos

Bailarines de la Compaía Nacional de Danza, bajo la dirección de Jose Carlos Martínez, interpretarán fragmentos del Ballet “El Cascanueces”,  junto a personas afectadas por esta enfermedad. Así, esta creación pasará a formar parte del repertorio coreográfico de Danza para el Parkinson.

La danza puede tener resultados sorprendentes para las personas que padecen la enfermedad de Parkinson. Tienes la posibilidad de comprobarlo el próximo jueves, 11 de abril de 2019, Día Mundial del Parkinson, en la sede de la CND. Ese día, un grupo de personas afectadas por la enfermedad recibirán una clase magistral que forma parte del proyecto Danza para el Parkinson creado por, la APDCM y Danza-T: Red de Trabajadores de la Danza e interpretarán dos fragmentos del Vals de las Flores y la Danza Árabe de la coreografía El Cascanueces de José Carlos Martínez, junto con los bailarines de la Compañía Elisabet Biosca, Sara Lorés y Jessie Inglis y las maestras de Danza para el Parkinson Paloma Alflonsel, Cristina Arnau, Guillermina de Bedoya y Concha Mora ; así el repertorio mas clasico de la CND quedará incorporado al repertorio de Danza para el Parkinson, un programa presente en más de 120 comunidades de 16 países

Un día en el que las personas aquejadas de Parkinson se convertirán en bailarines al utilizar la danza y la música como un vehículo canalizador de sensaciones, emociones y movimientos. Una oportunidad para ellos de desarrollar una herramienta muy especial en sus vidas: la Danza. Pensar como un bailarín será el estímulo que les ayudará a controlar y disfrutar del cuerpo moviéndose en el espacio al ritmo de la música…, bailar. A la Compañía Nacional de Danza este encuentro le permite llevar este arte más allá de los escenarios, en la línea que mantiene de compromiso con la sociedad y los colectivos más vulnerables.

Agradecemos a Carina Muñóz por canalizarlo de manera tan eficaz y hacerlo posible, a Maite Villanueva y jose Antonio Beguiristain por el esfuerzo en comunicación y el cariño y atención con que nos han tratado, y, por supuesto a a Jose Carlos Martínez, Antonio Chamizo, y Jesús Florencio por la acogida que dieron al proyecto en reuiones claras, cortas y resolutivas.

No podemos dejar de nombrar el trabajo diario al pie del cañon de Yolanda, Miriam, Azucena y al frente de las asociaciones, y a Gemma y Alicia en la Federación Española de Parkinson.

Y las ultimas, pero no menos importantes, quienes han apostado por el proyecto y lo mantienen vivo hoy, Paloma, Concha, Guillermina, pero también Aurora, Juvenal, Cris, Inma y Paula, por seguir apoyando esta locura.